Exceso de iluminación navideña en hogar particular

Diciembre es el mes más esperado durante el año. Es la época del reencuentro familiar, de los buenos augurios, de alegrías y balances, un mes para festejar. Y cada vez con más frecuencia, festejar lo asociamos con sobre iluminar.

Ya no solo iluminamos el interior de nuestros hogares en las fiestas tradicionales, la iluminación artificial navideña se ha ido adueñando de los exteriores de las casas, fachadas de negocios, carteles publicitarios e iluminación en espacios públicos instalada por municipalidades e instituciones; incrementando  considerablemente la contaminación lumínica durante el mes de diciembre, e incluso durante todo el verano.

Según informes reportados desde 2014 por la NASA y la NOAA de los Estados Unidos, durante la temporada de festividades y vacaciones, en los suburbios de las principales ciudades de ese país, las luces nocturnas brillan de un 20 a un 50 por ciento más que durante el resto del año, y en las ciudades entre un 20 y un 30 por ciento más. Si bien no tenemos datos sobre la situación en nuestro país, es muy probable que el fenómeno se produzca con similar intensidad.

Esta abundancia de decoraciones festivas durante diciembre y la temporada estival aumentan notablemente la contaminación lumínica, ya que significa un incremento en el número de fuentes de iluminación que dispersan la luz en todas las direcciones, más aún si las fuentes son azuladas o blancas frías.

Pero podemos hacer algo para no perder la magia de la Navidad e iluminar las fiestas, sin tener que resignar la calidad de nuestros cielos, ni afectar el medio ambiente.

Aquí les entregamos 5 consejos para iluminar estas fiestas:

1. Utiliza la iluminación navideña solamente en la días festivos. No extiendas innecesariamente el período de iluminación exterior; el medio ambiente (es decir aves, insectos, tortugas, fauna mayor y menor) te lo agradecerá…y también la factura eléctrica.

2. No ilumines en horarios en que nadie lo disfrutará. Un timer puede ayudar a que tus luces navideñas se mantengan encendidas solo en el horario en que hay mayor tránsito de personas. También lo agradecerán aquellas personas que presentan dificultades para dormir, que son cada vez mas.

colocar las luces debajo de un techo3. Si vas a iluminar áreas u objetos grandes, es mejor colocar las luces debajo de un techo. En el caso de edificios grandes, la iluminación se puede instalar en la fachada, pero siempre bajo un techo, para que la luz no se escape hacia arriba.

4. Evita iluminar con focos potentes, es mejor usar guirnaldas de luces. Las lámparas diminutas, distribuidas uniformemente, causan una mejor impresión y contaminan mucho menos que un foco fuerte que brilla de abajo hacia arriba, colocado debajo de un árbol u otro objeto.

5. Utiliza siempre colores cálidos en tus luces decorativas. La luz cálida disminuye el impacto negativo que producen los LED de color blanco con alto componente azul, ya que la luz azul se propaga a mayor distancia en la atmósfera y causa mayor daño medioambiental.

Siguiendo estos consejos e iluminando con moderación estaremos protegiendo el cielo y el medio ambiente.

Recuerda que el símbolo de la Navidad es la estrella que anuncia este especial momento, por lo que protejamos el cielo, para que siempre podamos seguir disfrutando las estrellas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *