En Antofagasta dictarán taller sobre regulación de la emisión de luz en las regiones astronómicas del norte.

Desde amonestaciones por escrito, pasando por el pago de millonarias multas, hasta la revocación de la resolución de calificación ambiental y/o clausura temporal o definitiva, arriesgan las instituciones o empresas públicas y privadas que infrinjan la norma de emisión para la regulación de la contaminación lumínica –Decreto Supremo N° 43, del Ministerio del Medio Ambiente-, dictado en el 2012 para prevenir los negativos efectos de la sobre iluminación en los cielos nocturnos de las regiones astronómicas de Antofagasta, Atacama y Coquimbo.
Las infracciones medioambientales calificadas como leves, graves y/o gravísimas, además de la amonestación por escrito, revocación y clausura de la unidad fiscalizable, según sea el caso, contemplan multas pecuniarias de 1 a 10.000 UTA (Unidad Tributaria Anual) –de $ 576.192 a $ 5.761.920.000-, precisó Felipe Loaiza, fiscalizador especialista en norma lumínica de la Superintendencia del Medio Ambiente (SMA), quien será uno de los cuatro expositores del taller teórico y práctico sobre el cumplimiento de la citada norma legal, programado para este miércoles 24 de octubre en el auditorio del Ministerio de Obras Públicas de Antofagasta, ubicado en Avenida 21 de mayo Nº 470.

Programa del taller

El taller comienza a las 14:30 horas y contempla las exposiciones “Astronomía y Contaminación Lumínica”, a cargo del astrónomo Christian Nitschelm, del Centro de Astronomía de la Universidad de Antofagasta; “Norma de Emisión de Contaminación Lumínica D.S. N° 43”, dictada por Marcela Ponce Villarroel, del Departamento de Ruido, Lumínica y Olores del Ministerio del Medio Ambiente; “Fiscalización Norma de Contaminación Lumínica D.S. N° 43”, expuesta por Felipe Loaiza Arias, del División de Fiscalización de la Superintendencia del Medio Ambiente; “Implementación de proyectos para el cumplimiento D.S. Nº 43” a cargo de Pedro Sanhueza, Director Oficina de Protección de la Calidad del Cielo del Norte de Chile, para concluir con un experiencia práctica en el exterior.

Iluminación exterior

La norma tiene por objeto prevenir la contaminación lumínica de los cielos nocturnos de las regiones de Antofagasta, Atacama y Coquimbo, para proteger su calidad astronómica mediante la regulación de la emisión del flujo radiante por parte de las fuentes reguladas que conforman el alumbrado de exteriores (alumbrado ambiental, deportivo y recreacional, funcional, industrial, ornamental y decorativo).
En la práctica, regula la emisión de luz para la iluminación de vías peatonales, comerciales, aceras, parques y jardines, centros históricos, vías de velocidad limitada, deportivo y recreacional, autopistas, autovías, carreteras y vías urbanas, áreas de trabajo, faenas mineras, barrios industriales, fachadas de edificios y monumentos, estatuas, murallas, fuentes, avisos y letreros iluminados, entre otros.

Impactos negativos

En la actualidad, el norte chileno concentra el 50 por ciento de la capacidad observacional astronómica del planeta –la mitad de la superficie colectora de luz de los espejos de los telescopios terrestres-, y para mediados de la próxima década bordeará el 70 por ciento con las operaciones del Gran Telescopio de Exploración Sinóptica (LSST), el Gran Telescopio de Magallanes (GMT) y el Telescopio Europeo Extremadamente Grande (ELT).

El Director de la Oficina de Protección de la Calidad del Cielo Nocturno del Norte de Chile (OPCC), Pedro Sanhueza, junto con invitar al taller a los profesionales de las áreas técnicas de entidades públicas y privadas, advirtió que la contaminación lumínica o la sobre iluminación, especialmente con la luz blanca-azul LED, no sólo amenaza la investigación astronómica y el desarrollo del turismo astronómico.

La luz blanca tiene un fuerte componente de azul que provoca efectos indeseados en la salud humana y genera dificultades para dormir al alterar los ciclos cicardianos y disminuir la producción de la hormona melatonina que actúa como una barrera contra el cáncer, además de alteraciones fisiológicas en flora y fauna, según últimos estudios científicos”, subrayó Sanhueza.

Invitación al taller PDF

Programa del taller PDF

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *