Los astrónomos deberán prepararse para lo inesperado, ya que nuevas e imprevisibles preguntas serán planteadas con la ayuda de este fascinante proyecto.

ELT, Extremely Large Telescope, es un telescopio terrestre de grandes dimensiones, basado en un revolucionario y nuevo concepto. Con 39 metros de diámetro, con una estructura de 5.000 toneladas de peso y 80 metros de altura, es la respuesta europea para la nueva generación de telescopios ópticos. Se emplazará en el Cerro Armazones, Antofagasta, en pleno Desierto de Atacama y será operado conjuntamente con el telescopio VLT emplazado en el Cerro Paranal.

Será el telescopio óptico e infrarrojo
cercano más grande del mundo: “el mayor ojo hacia el cielo”. Posibilitará el estudio de los planetas extrasolares, así como de sus atmósferas, de los discos proto-planetarios exteriores al Sistema Solar, de los hoyos negros súper masivos, de la formación de galaxias y de la naturaleza y distribución de la materia oscura y la energía oscura.

Con un inicio
de operaciones planeado para mediados de la próxima década, el ELT enfrentará los mayores desafíos científico astronómicos de nuestro tiempo, incluyendo primicias como el rastreo de planetas del tipo Tierra, alrededor de otras estrellas, en las llamadas “zonas habitables” donde podría darse la vida, uno de los griales sagrados de la astronomía observacional moderna. Llevará a cabo “arqueología estelar” en galaxias de la vecindad, así como contribuciones significativas a la cosmología, como la medición de propiedades de las primeras estrellas y galaxias y de la materia y energía oscura.

Y por sobretodo, los astrónomos
deberán prepararse para lo inesperado, ya que nuevas e imprevisibles preguntas serán planteadas con la ayuda de este fascinante proyecto.

https://www.eso.org/public/chile/teles-instr/elt/