Regiones astronómicas de Coquimbo, Atacama y Antofagasta experimentan progresivo deterioro de la calidad del cielo nocturno.

El 60 por ciento de la población europea no puede ver a simple vista la Vía Láctea debido al deterioro de la calidad del cielo nocturno provocado por la progresiva contaminación del uso inadecuado de la luz artificial. Esta creciente amenaza ya está afectando a las regiones astronómicas del norte chileno Coquimbo, Atacama y Antofagasta-, donde están instalados los telescopios más grandes del planeta y que representan la mitad de la capacidad de observación astronómica terrestre del mundo.

Estas conclusiones están contenidas en el “Atlas mundial de la contaminación lumínica, publicada por un equipo del Instituto de Ciencia y Tecnología de la Contaminación Lumínica (ISTIL, en su sigla en inglés), liderado por Fabio Falchi, presidente de la organización “CieloBuio; coordinación para la protección del cielo nocturno”, que participará en el seminario internacional denominado Protección del cielo estrellado, programado para el 10 de octubre en el salón Sotaquí del Hotel Serena Club.

El encuentro internacional busca dar a conocer la importancia de la protección de la calidad de los cielos y los impactos de la contaminación lumínica en la Región Estrella del país, como se conoce a la Región de Coquimbo por su avanzado desarrollo en la astronomía y el turismo astronómico, precisó Pedro Sanhueza, Director de la Oficina de Protección de la Calidad del Cielo del Norte de Chile (OPCC).

La iniciativa es organizada por la Secretaría Regional del Medio Ambiente de Coquimbo; la Dirección de Energía, Ciencia y Tecnología e Innovación (DECYTI) del Ministerio de Relaciones Exteriores junto a la Oficina de Protección de la Calidad del Cielo del Norte de Chile y la Sociedad Chilena de Astronomía, en colaboración con la Superintendencia del Medio Ambiente, la Superintendencia de Electricidad y Combustible, la Secretaría Regional Ministerial de Economía y el Servicio de Evaluación Ambiental.

Impactos negativos

El representante legal en Chile del Observatorio Europeo Austral (ESO, en su sigla en Inglés), doctor Claudio Melo, visualiza que el problema está asociado al crecimiento exponencial de los centros urbanos. “Si seguimos a este ritmo, cuando la próxima generación de grandes proyectos esté lista entre 2025-2030, mucho de lo que se planeó estudiar quizás no se pueda llevar a cabo. Contestar preguntas tales cómo si hay vida en otros planetas o cuándo se formaron las primeras galaxias, implica llegar al límite de lo que estos telescopios pueden hacer y si el fondo del cielo, en lugar de ser un oscuro casi total, se vuelve algo “gris” por el halo de luz de las ciudades e industrias, los telescopios no lograrán resolver estos diminutos objetos. Esto ya ha pasado antes, con los grandes observatorios en Europa y el sur de California, donde hoy es casi imposible hacer observaciones profundas del cielo debido al crecimiento indiscriminado de la contaminación lumínica”.

La contaminación lumínica tiene impactos negativos a nivel social, económico, de eficiencia energética, sobre la salud de las personas y sobre el medio ambiente.

Además, subraya el doctor Claudio Melo, la contaminación lumínica tiene impactos negativos a nivel social, económico, de eficiencia energética, sobre la salud de las personas y sobre el medio ambiente. Todos estos efectos negativos existen en cualquier lugar de Chile, no solo en las regiones donde se hace astronomía profesional. Solo por poner un ejemplo, un sistema de iluminación bien diseñado, que minimice la luz que contamina el cielo puede implicar ahorros de hasta un 40% en consumo eléctrico, subraya Melo.

Programa

El seminario del 10 de octubre será inaugurado por la Intendenta Lucía Pinto de la Región de Coquimbo , el Subsecretario del Ministerio del Medio Ambiente, Felipe Riesco y el Director del Observatorio Las Campanas, Leopoldo Infante.

En el primer bloque de exposiciones intervendrá el doctor Fabio Falchi, presidente de la organización “CieloBuio; coordinación para la protección del cielo nocturno”, con el tema “Atlas Mundial de contaminación lumínica, efectos e impactos”; luego lo hará el astrónomo representante de la Sociedad Chilena de Astronomía con la conferencia “Astronomía en Chile”, Gullermo Leblanc y después Fernando Marinovic, Gerente de Planificación Estratégica de Fundación Imagen de Chile lo hará con la ponencia “La importancia de la Astronomía en la imagen País”.

Un segundo bloque contempla los temas “Norma de Emisión para la Regulación para la Contaminación Lumínica”, dictado por Cristian Felmer, Secretario Regional Ministerial del Medio Ambiente Región de Coquimbo; “Aplicaciones del Decreto Supremo 43, hacia una iluminación sustentable”, a cargo de Pedro Sanhueza, Director de la OPCC; “Fiscalización de la norma lumínica”, expuesto por Felipe Loaiza, Profesional de la División de Fiscalización de la Superintendencia del Medio Ambiente y “Más eficacia y menos contaminación Lumínica”, dictado por los estudiantes del Liceo Federico Lohse, de Los Vilos.

El seminario internacional también incluye un taller de iluminación, a cargos de Pablo Ixtaina, del Laboratorio de Acústica y Luminotecnia, Centro de Investigaciones en luz y sonido de la provincia de Buenos Aires (Argentina) y Pedro Sanhueza Director de la OPCC, para finalizar con un ejercicio práctico realizado por ambos profesionales. Esta capacitación para organismos técnicos está dirigida a aquellas entidades encargadas de formular y evaluar proyectos de alumbrado de exteriores (municipios, servicios vinculados, Gobierno Regional).

Inversiones astronómicas

Cabe recordar que la comunidad astronómica internacional proyecta invertir US$ cuatro mil millones en diversos megaproyectos -en construcción en el norte chileno-, con telescopios colosales que concentrarán el 70 por ciento de la capacidad observacional del planeta en la próxima década.

Entre ellos, por nombrar los más grandes, figuran el Telescopio Europeo Extremadamente Grande (E-ELT), en el cerro Armazones, en Antofagasta; el Telescopio Gigante Magallanes (GMT), en Atacama; el Gran Telescopio para Rastreos Sinópticos (LSST) en Coquimbo y el Conjunto de Telescopios Cherenkov de Rayos Gamma y el Telescopio Chino de 6 metros, en las proximidades de Paranal, en Antofagasta.

PRENSA OPCC

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *