Tema fue abordado por el experto Pedro Sanhueza, Director de la Oficina de Protección de la Calidad del Cielo del Norte de Chile.

La Asamblea General de la Unión Astronómica Internacional, celebrada en Viena (Austria), fue el marco en el cual el Director de la Oficina de Protección de la Calidad del Cielo del Norte de Chile (OPCC), Pedro Sanhueza, expuso sobre la actual situación de la contaminación lumínica en Chile, particularmente en las regiones astronómicas de Coquimbo, Atacama y Antofagasta.

“Hay una preocupación creciente sobre este problema en la comunidad astronómica mundial, al punto que la Unión Astronómica Internacional editó una publicación especial sobre la contaminación lumínica”, subrayó Pedro Sanhueza a su regreso tras participar en la asamblea científica internacional que reunió a tres mil astrónomos de cien países entre el 20 y el 30 de agosto pasado, en la capital de Austria.

Pedro Sanhueza recordó que nuestro país está en camino de concentrar desde la próxima década entre el 60 y 70 por ciento de la capacidad astronómica instalada del planeta, razón por la cual la protección del cielo oscuro es cada vez más urgente y necesaria.

El experto chileno fue invitado en representación de Chile para exponer en la Comisión C.B7 “Protección de Sitios para Observatorios Existentes y Potenciales”, donde dio cuenta del trabajo conjunto entre el Ministerio de Obras Públicas, el Ministerio de Relaciones Exteriores y la Oficina de Protección de la Calidad del Cielo del Norte de Chile ( a nombre de los observatorios astronómicos internacionales que operan en el norte de Chile), para la protección de dichos observatorios profesionales ante la construcción de las nuevas autopistas en las regiones astronómicas de Coquimbo, Atacama y Antofagasta y su eventual efecto lumínico en sus cielos nocturnos.

Pedro Sanhueza en su ponencia denominada “Mitigando la Contaminación Lumínica en el Norte de Chile”, también expuso sobre el proyecto de ley presentado en junio pasado en la Cámara de Diputado por parte del Diputado José Miguel Castro, el que modificaría la Ley sobre Bases Generales del Medio Ambiente, al introducir la exigencia de la elaboración de un estudio de impacto ambiental a los proyectos que puedan generar contaminación lumínica en esas zonas.

La mencionada comisión de la Unión Astronómica Internacional en la que expuso el especialista chileno trabaja para proteger los sitios de observación existentes y potenciales de la contaminación en todas las longitudes de onda del espectro electromagnético en el mundo.

Cabe recordar que la IAU es la organización astronómica internacional que reúne a más de 12.000 astrónomos profesionales de más de 100 países, con la misión de promover y salvaguardar la ciencia de la astronomía en todos sus aspectos mediante la cooperación internacional, además de ser la autoridad internacional reconocida para asignar designaciones a cuerpos celestes y las características de superficie en ellos.

Desde mayo del 2013 está en vigencia el Decreto N° 43 del Ministerio de Medio Ambiente para regular la emisión de luz en la regiones de Coquimbo, Atacama y Antofagasta, en consideración de que la contaminación lumínica afecta el desarrollo de la actividad astronómica, astroturística y la fisiología humana, animal y de la flora, especialmente a causa de la emisión de luz blanca propia de la tecnología LED y de algunas lámparas de descarga y por la emisión de luz hacia el horizonte y hacia el hemisferio superior.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *