El exceso o la presencia de luz artificial en rangos espectrales, direcciones y en horarios innecesarios en nuestras vidas y en el ambiente producen contaminación en el cielo nocturno – polución lumínica-, la que altera los ciclos biológicos en las personas, la flora y la fauna.

Ese fue en síntesis la ponencia “Hacer iluminación exterior sin contaminar” del ingeniero Miguel Maduri Campiggotto, del Departamento de Electrotecnia de la Universidad Nacional del Comahue (Argentina), uno de los 65 expositores del XIV Congreso Panamericano de Iluminación –LUXAMERICA 2018– que tuvo lugar del 14 al 16 de Noviembre del 2018, en la ciudad de Córdoba, en el país trasandino.
En el encuentro internacional también expuso Pedro Sanhueza, Encargado de la Oficina de Protección de la Calidad del Cielo Nocturno del Norte de Chile (OPCC), para dar cuenta sobre la situación de la contaminación lumínica en las zonas astronómica de Coquimbo, Atacama y Antofagasta y su impacto en esa disciplina científica, además de la salud humana, en la flora, la fauna y el medio ambiente.

Pedro Sanhueza, director de OPCC exponiendo en el Congreso Luxamérica 2018

El Congreso fue organizado por la Asociación Argentina de Luminotecnia (AADL) con la finalidad de generar un espacio interdisciplinario para la difusión, intercambio y discusión de los temas referidos a la luz y el color.
El especialista Maduri Campiggotto expuso que el empleo de luminarias adecuadas (no contaminantes), y el saber hacer iluminación exterior sin afectar el ambiente, nos beneficia a todos, dado que de esta manera no se alteran los ciclos biológicos ya mencionados.

A causa de la polución lumínica, dijo que nuestros hijos no conocen “qué estrellas hay en el cielo, donde están, ni como se llaman”. El uso de luminarias adecuadas, no tienen publicidad o un mercadeo específico en los medios. Este tipo de luminarias, existen en el mercado, están al alcance de la mano y la obra lumínica con dichas luminarias no resulta más onerosa, agregó.

El uso de la luz en la en la dirección correcta y con las luminarias adecuadas, redunda además de no contaminar en hacer un uso racional y más eficiente, no solo de la luz en la dirección correcta, sino también en cuanto a la energía consumida, advirtió el especialista.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *