En el marco de la Semana de la Astronomía la Oficina de Protección de la Calidad del cielo del Norte de Chile realizó una interesante actividad de medición de la contaminación lumínica en la Avenida Francisco de Aguirre. La misma fue llevada a cabo por estudiantes del taller de Astronomía que imparte la Sicopedagoga Karuna Ortíz en la escuela Santo Tomás de Aquino.

Con gran entusiasmo los alumnos llegaron a las 20:30 a la Avenida Francisco de Aguirre en las inmediaciones de INACAP, junto a su profesora y al encargado de convivencia Rodrigo Cid.

Pedro Sanhueza Director de OPCC, impartiendo la charla de introducción.

Luego de recibirlos, nuestro director Pedro Sanhueza impartió una charla sobre la importancia que reviste para la salud humana, para la fauna y para las actividades relacionadas con la Astronomía el cuidado del cielo; por lo que todos quedaron comprometidos a realizar su mejor esfuerzo para ayudar a preservar este patrimonio.

Una vez finalizada la charla se instruyó a nuestros pequeños colaboradores sobre el uso del luxómetro, y mediante grupos coordinados de trabajo se obtuvieron una serie de mediciones del flujo luminoso que producen las luminarias instaladas en el sector.

Previamente nuestro asistente técnico Hugo Rojas había realizado un conteo de los peatones que circulan por ese sector durante el lapso de una hora, dato que se usa para establecer la cantidad de flujo luminoso que debe existir en el lugar, según lo que establece la norma.

El tramo estudiado fue de cincuenta metros y las mediciones realizadas por los alumnos arrojaron un promedio de 21,01 lux, los cuales exceden 4 veces el reglamento de alumbrado público de tránsito vehicular, que anteriormente fue categorizada como P4, con un flujo peatonal de 91 personas por hora.

Luego se realizó una evaluación de los resultados obtenidos y una ronda de preguntas. En esta instancia los alumnos demostraron cuánta importancia le asignan los niños y adolescentes a la creciente degradación que sufre el medio ambiente debido a la actividad humana, y se mostraron particularmente preocupados por el efecto de la contaminación lumínica en la fauna y en la observación del cielo.

La actividad nos dejó sumamente satisfechos y nos anima a seguir trabajando con las nuevas generaciones, ya que en ellas podemos encontrar un gran apoyo para la difusión de la norma lumínica y la protección de nuestros cielos.

¡Gracias a todos los que participaron!

Fotografías Ricardo Álvarez

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *